Vistas al glaciar

Los Alpes, Suiza

3 días a 4.000m de altura en Suiza

¡Bienvenidos a el mundo con Helen!

Los Alpes suizos reúnen todas las condiciones para ser el paraíso de los amantes de la montaña y el alpinismo.

Nuestro viaje tenía como objetivo lograr la ascensión al Mönch, una montaña de 4.107m de altura situada al sur del cantón de Berna y aprovechamos la ocasión para visitar otros enclaves mágicos del país, como Interlaken, la Jungfraujoch o Grinderwald.

Nuestra ruta:

Día 1: llegada a Basilea y viaje en tren hasta el refugio de montaña Mönchsjochhütte.

Día 2: intento de ascensión al Mönch, visita a Lauterbrunnen y llegada a Interlaken.

Día 3: visita a Brienz e Inerlaken.

Mönch, 4.107m de altura
Mönch, 4.107m de altura

 

#1 día

Nuestro vuelo hacia Basilea salía de Barcelona a las 7:30 de la mañana. Una vez allí, alquilamos un coche para ir a Grindelwald, donde cogimos dos trenes distintos para subir al Jungfraujoch o también conocido como Top of Europe.

Grinderwald, estación de tren
Grindelwald, estación de tren

La región del Jungfrau es considerada una de las zonas más bonitas de Suiza por susparajes naturales presididos por el Eiger, el Mönch y el Jungfrau, tres montañas que rodean los 4.000m de altura y conlfuyen en el glaciar más grande de Europa, el Aletsch.

Grinderwald
Grindelwald
Tren en Grinderwald
Tren en Grindelwald

En 2001 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y para los apasionados de los deportes de montaña tanto de invierno como de verano es un paraíso.

Ya desde que llegamos al parking donde dejamos el coche para coger el tren, los paisajes nos absorbieron completamente. Prados verdes, casas al estilo suizo, y montañas majestuosas que te hacen sentir completamente insignificante.

Vistas desde el parking
Vistas desde el parking
Región de Jungfrau
Región de Jungfrau

La estación de Grindelwald es preciosa, igual que lo es el paisaje del camino hasta la Junfraujoch, la estación de ferrocarril más alta de Europa (a 3.466m de altura) que se ha convertido en un destino turístico por sí misma.

Dentro del túnel el tren se detiene en la estación de Esimeer, situada a una altitud de 3,159m. Las vistas al glaciar de la cara Sur del Eiger a través de unas ventanas excavadas en la roca son realmente espectaculares.

Vistas desde el túnel del tren
Vistas desde el túnel del Eismeer

Una vez llegamos a The Top of Europe disfrutamos de unas vistas  impresionantes desde sus miradores.

The Top of Europe
The Top of Europe
Foto obligatoria
Vistas al Aletsch.
Grietas en el hielo
Grietas en el hielo del Aletsch

Dimos una vuelta por el interior de la instalación, donde hay cuevas de hielo  y restaurantes que te permiten completar una experiencia única.

Figuras de hielo
Figuras de hielo

Nos hicimos las fotos obligadas y empezamos a caminar hacia el refugio Mönchsjochhütte, situado a 3.650m de altitud donde pasaríamos la noche, para poder empezar la ascensión al Monch al día siguiente.

Refugio Mönchsjochhütte, 3.650m de altura
Refugio Mönchsjochhütte, 3.650m de altura
Llegada al refugio
Llegada al refugio

Se trata de un refugio de montaña, lejos de lujos de la “civilización”, a lo que se suma el malestar que provoca la altura a la que se encuentra. No es el peor en el que he estado, ni mucho menos, pero el hecho de que para ir al baño hubiese que salir fuera (hacía mucho frio y estaba nevando) lo convirtió en una aventura especial.

#2 DÍA

Día de la ascensión. Nos levantamos a las 5:30 de la mañana, en total la excursión seria de 8h (aproximadamente), pero parecía que las condiciones meteorológicas, a causa de un viento muy fuerte, no iban a estar de nuestro lado.

Dirección al Mönch
Dirección al Mönch

Decidimos salir a tantear el terreno para valorar si era posible hacerlo o no, pero como nos pareció que podía ser peligroso, decidimos dar media vuelta y volver al refugio. Porque al fin y al cabo las montañas no se mueven, y con la naturaleza no se puede jugar.

Pruebas de ascensión
Inicio de la arista SW

A lo largo de la mañana, el día fue mejorando así que pudimos salir a caminar. Era demasiado tarde para subir al Mönch, pero no para dsifrutar del paisaje y visitar el glaciar más grande de Europa.

Foto de família
Foto de família
Glaciar Aletsch, el más grande de Europa
El glaciar Aletsch a nuestros pies

Después del paseo, regresamos a Jungfraujoch para coger el ferrocarril y llegar a Interlaken donde teníamos alquilado el apartamento.

Por el camino nos desviamos hacia Lauterbrunnen, un pueblo donde hay un recorrido muy recomendable por unas cuevas con unas cascadas impresionantes.

Sistema de cascadas ocultas
Sistema de cascadas ocultas
Lauterbrunnen
Lauterbrunnen

Además, en medio del pueblo hay una cascada que le da un encanto muy especial.

Cascada de Lauterbrunnen
Cascada de Lauterbrunnen

Después de la visita a las cuevas fuimos a merendar y disfrutamos de una puesta de sol maravillosa en este impresionante paisaje.

Merienda con vistas
Merienda con vistas

Seguimos nuestro camino hasta Interlaken donde subimos a nuestro apartamento.

#3 DÍA

Nos levantamos temprano para ir a rodear el lago de Brienz que conjuntamente con el de Thun dan nombre a Interlaken, ciudad entre dos lagos.

Interlaken
Interlaken

Los que más me impresionó de la zona fue el color del agua enmarcada por el majestuoso paisaje alpino que la rodea. Me hubiese quedado allí horas y horas…

Lago de Brienz
Mi paraíso en el Lago de Brienz
Cisnes
Cisnes
Casitas suizas
Casitas suizas
Colores del lago
Vistas del lago

Una vez disfrutamos de la zona, nos dirigimos de nuevo a Interlaken, donde cogimos un funicular para subir a Harder Klum.

El funicular hacia Harder Klum
El funicular hacia Harder Klum

Una vez arriba pudimos disfrutar de una de las panorámicas más bonitas que he visto jamás.

Sus azules aguas, los prados verdes, las casas de cuento de hadas, y lo mejor de todo, las vistas al Mönch, al Jungfrau y al Eiger, me regalaron uno de los mejores momentos del viaje.

Interlaken desde Harder Klum
Interlaken desde Harder Klum
Eiger, Mönch y Jungfrau al fondo
Eiger, Mönch y Jungfrau al fondo

Después de esto, paseamos Interlaken, regresamos al coche… ¡Y para Barcelona de nuevo!

Paseo por Interlaken
Paseo por Interlaken
Interlaken
Interlaken

¡Espero que mi experiencia os haya inspirado para alguna futura escapada! Eso si, la parte del alpinismo, no os recomendaría hacerla sin un experto o si no tenéis experiencia previa en alturas y montañas con alguna dificultad técnica.

¡Nos vemos en el siguiente post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s