El Gran Canal

Venecia, Italia

Venecia en un día

¡Bienvenidos a el mundo con Helen!

Como ya os expliqué en un post anterior, celebramos el pasado fin de año en Italia alojados en la ciudad de Milán. El día 31 de Diciembre subimos a un tren para cambiar de ciudad y hacer realidad un pequeño sueño: ir a Venecia (aunque fuera solamente por un día).

Aunque es poco tiempo para visitar una ciudad, nos dió la sensación de haberlo visto prácticamente todo. Esto si, evidentemente nos hubiera gustado verlo con más profundidad y a un ritmo más pausado… Especialmente para poder ir a islas como la de Murano (que ha quedado como pendiente en nuestra lista de viajes).

Tras las 2:45 horas de trayecto que hay desde Milán a Venecia, salimos de la estación y nos encontramos con el primer canal. Hacía muchos, muchos años que quería visitar esta ciudad, y en aquél momento no podía ser más feliz!! 🙂

Una vez superé la emoción del momento empezamos a caminar.

Tras un ratito paseando, nos dio la sensación de que estábamos haciendo círculos porque las calles no tienen una estructura muy clara. Así que una vez nos dimos cuenta de esto, empezamos simplemente a caminar, sin un rumbo definido.

Canales de Venecia
Canales de Venecia
Casas y puentes en Venecia
Casas y puentes en Venecia

En cuanto al tiempo, la verdad es que hacía bastante frío y no salió el sol en ningún momento, pero por lo que nos han dicho esto es una gran ventaja, porque en verano el olor de los canales es bastante desagradable.

Venecia
Venecia

Cuando llevábamos un ratito caminando vimos que había carteles indicando donde estaba la plaza San Marco, y decidimos seguirlos. Están por todas partes y no solo indican una dirección, así que sigas el que decidas seguir, vas a llegar y vas a ver prácticamente todas las calles, canales y puentes.

Paseando por las calles de Venecia
Paseando por las calles de Venecia

Tras un buen rato callejeando, llegamos a la plaza de San Marcos y nos encantó! Especialmente la Basílica de San Marcos que posa majestuosa en uno de los laterales de la plaza.

Basílica de San Marcos
Basílica de San Marcos
Plaza San Marcos
Plaza San Marcos

Seguimos nuestro camino hacía  el Gran Canal, el más grande de Venecia, para coger una góndola… Mi pequeño sueño estaba a punto de hacerse realidad!

Nos habíamos informado antes sobre como funcionaba el tema de las góndolas, del “peligro” (económico) de coger una pirata y  de los sitios a los que se recomendaba cogerla.

Aún así preferimos preguntar a una chica que tenía una tienda pequeña para que nos recomendara en primera persona. Nos dijo el nombre de un gondolero y las indicaciones para llegar hasta él (sería incapaz de repetirlo) y fuimos a buscarlo.

El precio que nos dijo, 80€/40min por góndola, resultó ser el que encontramos por internet previamente y el que nos dijeron otros gondoleros, así que en cualquier sitio de los que hay cerca del Gran Canal también es buena idea cogerlas.

Las góndolas de Venecia
Las góndolas de Venecia
Paseo en góndola por Venecia
Paseo en góndola por Venecia
Venecia desde el agua
El Gran Canal
Venecia desde el agua
Venecia desde el agua

En la góndola vimos uno de los puentes más conocidos de Venecia, el “Puente del sospiri”, y luego volvimos a visitarlo andando.

Puente del sospiro
Puente del sospiro

Luego seguimos paseando por las calles hasta cruzar otro puente muy conocido, el de Rialto.

Puente de Rialto
Puente de Rialto
Canales de Venecia
Canales de Venecia

Las calles de la ciudad están completamente llenas de tiendas de souvenirs, y aunque nunca les presto demasiada atención, me encantaron las de máscaras (hasta me compré una :p).

Las máscaras de Venecia
Las máscaras de Venecia

Se nos hizo de noche bastante temprano, a las cinco de la tarde, y esto nos permitió disfrutar de la iluminación de Navidad de la ciudad.

Iluminación de Navidad en Venecia
Iluminación de Navidad en Venecia

A las 20:30 regresamos al tren para ir rumbo a Milán donde celebraríamos el fin de año (tal y como os conté).

Precios y recomendaciones

Precio del tren Milán – Venecia y la vuelta: 45€ por cabeza. Tuvimos suerte y aquél día a través de trenitalia obtuvimos un 2×1 por la compra de los billetes.

Referente a la comida: ya nos avisaron antes de ir, pero una vez allí pudimos confirmarlo. Antes de entrar a comer a cualquier restaurante, hay que mirar bien los precios de las cartas para evitar sorpresas.

¡Y esto es todo! Espero que os haya servido de inspiración para pasar un día románico en la preciosa ciudad italiana.

Nos vemos en el próximo post.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s