Parque Nacional Marino Ballena

Parque Nacional Marino Ballena, Costa Rica

Costa Rica: Parte II

El Parque Nacional Marino Ballena es uno de los parajes naturales más espectaculares de Costa Rica. 

Recibe este nombre porque durante prácticamente todo el año se pueden observar grupos de ballenas jorobadas que migran al parque desde el Pacífico Sur entre agosto y noviembre, y desde el Pacífico Norte entre diciembre y abril.

El Parque Nacional Marino Ballena está situado en la costa del Pacífico Central de Costa Rica, al sur de Puntarenas. Fue creado en 1989 y comprende una superficie protegida de 110 hectáreas terrestres, formadas por bosques de manglares y playas vírgenes, y más de 5.375 hectáreas marinas. Actualmente se calcula que habitan la zona un total de 85 especies endémicas.

Este lugar era muy especial para mi, porque desde pequeña mi mayor sueño ha sido ver delfines y ballenas en su hábitat natural. Y este tesoro del Pacífico me permitió hacerlo realidad.

#1 Día

Tras nuestra inmejorable aventura por el Parque Nacional de Corcovado, nos dirigimos hacia Uvita, un pequeño pueblo ubicado al sur de Costa Rica, muy cercano al Parque Nacional.

Pasamos la noche en el Hotel Vista Ballena, un alojamiento que gracias a su ubicación elevada en la montaña se convierte en un excelente mirador hacia la bahía, ofreciendo unas vistas mágicas al bosque y al incansable oleaje del océano Pacífico.

Vistas desde mi habitación (antes de la tormenta)
Vistas desde mi habitación (antes de la tormenta)

Después de instalarnos queríamos ir a buscar un sitio donde comer, pero de repente el cielo se cerró y entraron unas nubes negras que pronto desataron una increíble tormenta con fuertes truenos, relámpagos y mucha lluvia. El camarero del bar del hotel nos dijo que hacía tiempo que no veía llover con aquella intensidad durante esa época del año.

Tormenta en Uvita
Tormenta en Uvita

Así que por la tarde tuvimos que conformarnos con ver el espectáculo desde la silla (y de vez en cuando, cuando la tormenta cesaba, nos dábamos un corto y emocionante baño en la piscina del hotel).

Vistas desde el hotel al Parque Nacional Marino Ballena
Vistas desde el hotel al Parque Nacional Marino Ballena

Siguió así durante toda la noche y temíamos no poder cumplir nuestro sueño de ver a las majestuosas ballenas al día siguiente. Pero el mismo camarero de antes nos dijo “aquí nunca se cancela nada por la lluvia. Sino durante muchos meses los Ticos tendríamos que quedarnos sin hacer nada”.

#2 Día

Nos levantamos muy temprano y fuimos al punto de partida de la ruta por el Parque Nacional Marino Ballena. Afortunadamente para nosotros no llovía, pero el cielo se había levantado de lo más amenazante.

Cabe  destacar las medidas para proteger al medioambiente que imparten los responsables del Parque Nacional y su debido cumplimiento por parte de las empresas que organizan las diferentes actividades. La prohibición de la entrada de botellas de plástico y la oferta de vasos reutilizables es uno de los mejores ejemplos.

Representación de una ballena con botellas de plástico para concienciar sobre el impacto de este material sobre la naturaleza.
Representación de una ballena con botellas de plástico para concienciar sobre el impacto de este material sobre la naturaleza.

Empezamos la excursión en barco por el Parque Nacional Marino Ballena y nuestro guía nos explicó muchísimas cosas sobre las ballenas que me fascinaron y llenaron de emoción; pero también nos contó muchas otras que me produjeron un profundo desasosiego.

Las ballenas forman parte de las muchas especies de animales que han estado, o están, al borde de la extinción por culpa de la intervención de los humanos. La caza de ballenas existe desde el principio de los tiempos y ha sido una fuente básica de alimentación para países como Alaska. Pero durante el siglo XVII su práctica empezó a extenderse por todo el mundo con la finalidad de obtener aceites para cosméticos y otros productos derivados.

Hasta que en el siglo XX, debido a la evolución de la industria ballenera y al aumento de la demanda de dichos productos, se superó el límite de muertes sostenible para la supervivencia de la especie.

Según un informe realizado por el Animal Welfare Institute (organización sin ánimo de lucro dedicada a reducir el impacto negativo de los humanos sobre los animales) durante el siglo XX se asesinaron más de 3 millones de ballenas, llegando a causar una enorme reducción de la población mundial, especialmente de la ballena azul.

A pesar de que a mediados de la década de 1980, la Comisión Ballenera Internacional (CBI) ordenó la moratoria sobre la caza comercial de ballenas, todavía a día de hoy Japón, Noruega e Islandia siguen cazando  ballenas con este fin. Hecho que sumado al cambio climático, a la contaminación, a la destrucción de su hábitat y a la pesca sin control, supone una grave amenaza para la supervivencia de esta especie marina.

Se calcula que desde 1986, entre estos tres países, se han arponeado un total de 38.500 ballenas.

El Parque Nacional Marino Ballena, recibe cada año dos poblaciones de ballenas jorobadas, las que migran desde el Pacífico Norte y las que migran desde el Pacífico Sur. Las aguas de Costa Rica les proporcionan la temperatura ideal, de entre 25 y 28º, que necesitan para reproducirse y tener sus crías, además de la protección que les ofrece la poca profundidad de sus aguas contra sus depredadores.

Los meses comprendidos entre agosto y noviembre son los mejores para observar las ballenas. Gracias a las medidas tomadas por los países del hemisferio Sur, la población de ballenas representa casi el doble de la del hemisferio Norte, por lo que visitar el Parque durante el período de migración del Pacífico Sur, aumenta considerablemente la probabilidad de avistamiento.

Mientras el guía hablaba, un grupo de delfines manchados saltaban al lado de nuestro barco, permitiéndonos disfrutar de su compañía durante gran parte del trayecto. 

De repente, el capitán del barco recibió un mensaje por el Walkie Talkie: había una pareja de ballenas, una madre y su cría, muy cerca de donde estábamos nosotros. Empezamos a navegar hacía ellas con los motores apagados y manteniendo un silencio sepulcral. ¿Tendríamos la suerte de ver estos magníficos animales?

El guía nos advirtió de que guardáramos todos los objetos personales que no se podían mojar (por lo que no pude hacer ni una foto con mi cámara, solo con el móvil). Estábamos a punto de entrar de lleno a una tormenta en medio del océano.

Las ballenas son más activas fuera del agua cuando llueve, por lo que es probable que salgan más a menudo a respirar y que salten sacando su cuerpo al completo.

La tormenta era muy parecida a la de la noche anterior y era bastante incomodo. Pero una vez llegamos al lugar y vimos las dos ballenas salir a respirar, se  nos olvidó todo lo demás. Y ya ni hablamos de cuando la cría saltó, muy cerca de nuestro barco, produciendo una enorme ola y mojándonos todavía más.

Una cría de ballena jorobada y su madre saliendo a respirar
Una cría de ballena jorobada y su madre saliendo a respirar

Después de la primera, vimos un par de parejas más. No cabía en mi de la emoción que sentía. Recuerdo soltar un par o tres de lágrimas que se mezclaron con el agua de la lluvia y el agua salada del mar que llevaba mucho rato mojándome la cara.

Pero tampoco cabía en mi de la rabia. ¿Porqué siempre los humanos creemos que la naturaleza nos pertenece? ¿Porqué nos tomamos la licencia de asesinar hasta llevar a millones de especies al borde de su extinción? No encontré la respuesta, pero aquél día algo cambió en mi.

Las ballenas jorobadas son unos magníficos animales marinos que miden entre 12 y 19 metros de longitud y pueden llegar a pesar 45 toneladas. Se alimentan principalmente de Krill, otras especies de plancton y peces pequeños. Y como cualquier otra especie, tiene el derecho de seguir habitando los océanos de nuestro planeta.

Espero haberos ayudado a organizar vuestra próxima aventura por Costa Rica, y a reflexionar un poco sobre las condiciones de vida de estos magníficos animales.

Nos vemos en el próximo post :).

Nuestra ruta por Costa Rica

Nuestra ruta por Costa Rica

  1. 02 de agosto:  San José.
  2. 03 de agosto:  San Gerardo de Dota.
  3. 04-06 de agosto: Parque Nacional de Corcovado.
  4. 06-07 de agosto: Parque Nacional Marino Ballena.
  5. 07-09: Arenal.
  6. 09-10 de agosto: Tortuguero.
  7. 10-12 de agosto: Puerto Viejo.
  8. 12 de agosto: Salida a Panamá.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s